90 Meninas en las calles de Madrid
abril 17, 2018 8:05 am

Antonio Azzato convierte Madrid en una galería de arte urbano con imágenes velazqueñas

 

 

Estaban destinadas a un lugar secundario en la historia, pero acabaron convirtiéndose en personajes principales. Las meninas no solo dan nombre al cuadro más famoso de Diego Velázquez, también siguen acaparando estudios y miradas. Tres siglos después de ser inmortalizadas por el pintor sevillano han saltado del lienzo a la calle. Antonio Azzato ha diseñado 80 esculturas que convertirán la capital en una galería de arte al aire libre hasta julio. Ha contado con la colaboración de un centenar de artistas que han reinterpretado las figuras partiendo de la pregunta ¿qué es Madrid para ti?

 

 

Azzato utiliza diferentes moldes para crear las esculturas, que miden 180 centímetros y pesan 30 kilos. Las construye en fibra de vidrio y las entrega a sus colaboradores “como un lienzo en blanco”. “Cada artista aplica su técnica, por lo que cada menina es una obra de arte única e irrepetible”, sostiene su creador. Azzato estudió en profundidad la obra de Velázquez y lleva una década moldeando la icónica imagen. “Ha habido muchas interpretaciones. Me di cuenta de que era como un sistema de ecuaciones que había que despejar. He llamado a la variable el mensaje infinito de Velázquez. La muestra nos ayudará a desvelar ese mensaje”.

 

 

 

Alejandro Sanz, Enrique Ponce o la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada son algunos de los artistas que participan en el proyecto, bautizado como Meninas Madrid Gallery. El cantante venezolano Carlos Baute se ha sumado con una menina que se expone en la Plaza Mayor. Es una figura de color fucsia a la que ha llamado Madrid en mi ADN. “Dibujé un mapa genético porque Madrid está en mi ADN. Aquí nacieron mis dos hijos y me han sucedido cosas maravillosas. La ciudad me tiene colgado en sus manos”. La frase, que saca de una de sus canciones, preside la escultura junto a otras palabras significativas para él. “Hice la menina en casa. Había que darle un barniz y luego pintarla. Más tarde metimos los dibujos. Tardé una semana”, subraya Baute.

 

 

“El arte hay que tocarlo”

 

 

“Para mí, Madrid es Sabina, por eso le dibujé un bombín”, revela la actriz Marta Hazas. En su menina intenta homenajear al mundo del cómic, un género que le encanta. De hecho, al llegar a la ciudad compraba tebeos en El Rastro. La figura es también una explosión de colores, con los que Hazas intenta “diferenciarla del gris del asfalto”. Para la intérprete cántabra, Madrid es también “esos atardeceres rojos que compensan la ausencia del mar, una jungla de tejados y esa ciudad soterrada de teatros donde he cumplido mis sueños”. Y es Velázquez, a cuya técnica de perspectivas hace un guiño dibujando una espectadora en la falda de la escultura, que se expone en la calle de Bailén y fue elaborada durante “tres tardes en un hotel”.

 

 

Azzato sostiene que la colección aparece por “la necesidad que tiene el arte de salir a la calle”. En su opinión los museos deben estar fuera de los edificios. “La mejor manera de interesarse por el arte es tocarlo y sentirlo”. Su objetivo ahora es llevar el proyecto a otros lugares: “En cada uno de ellos se preguntará a personas significativas qué es la ciudad para ellos”. Una vez terminada la exhibición, las figuras serán subastadas con un fin benéfico. La iniciativa, sin embargo, nace gracias a Acotex, la organización más representativa de la moda en la capital, y es posible gracias al patrocinio de empresas privadas y la colaboración del Ayuntamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



0 comments