Elecciones en Kenia: Miles de seguidores del candidato opositor de Kenia salen a la calle para reclamar su victoria
agosto 11, 2017 6:02 am

 

 

El recuento da vencedor al actual presidente, Uhuru Kenyatta, con un 54 %

 

El opositor Raila Odinga denuncia un hackeo del sistema de recuento de votos

 

Miles de sus seguidores han salido a las calles y exigen que se le de ganador

 

El miércoles ya hubo protestas y dos muertos por disparos de la Policía

 

 

Miles de personas han salido este jueves a manifestarse en Kenia para reclamar la victoria del candidato de la oposición, Raila Odinga, en las elecciones presidenciales celebradas el pasado martes, pese a que los resultados dan como vencedor de los comicios al actual presidente, Uhuru Kenyatta, lo que hace temer que se repitan los violentos disturbios de 2007, cuando murieron más de un millar de personas.

 

 

Los seguidores de Odinga han tomado las calles de los principales suburbios de Nairobi, como Mathare o Kibera, después de que la Super Alianza Nacional, la coalición opositora, denunciara un pirateo de la base de datos electoral para manipular los resultados. “Los resultados públicos son fraudulentos y están basados en un hackeo”, ha denunciado en una rueda de prensa su portavoz, Musalia Mudavadi.

 

 

 

Los resultados provisionales de la Comisión Electoral a las 8:00 horas (7:00 hora penínsular española), con un 77% de los votos escrutados, siguen dando ventaja a Kenyatta, que tendría un respaldo del 54,27%, frente al 44,84% de Odinga. Mudavadi, sin embargo, ha asegurado que una fuente interna de la Comisión Electoral, cuya identidad no ha querido revelar aludiendo a motivos de seguridad, les ha transmitido que Odinga tiene, actualmente, 8,4 millones de votos frente a los 7,7 millones de Kenyatta.

 

 

 

“Después de la experiencia de Msando, tenemos que ser muy cuidadosos, no podemos revelar nombres de fuentes”, se ha justificado el portavoz, en alusión al director de telecomunicaciones de la Comisión, que fue encontrado asesinado el pasado 31 de julio. En cualquier caso, Mudavadi ha exigido “a la Comisión Electoral que declare formalmente a Raila Odinga presidente del país, y a Kalonzo Musyoca [el número dos de la coalición], vicepresidente”.

 

 

 

Odinga denuncia que las actas se han falseado

 

 

Después, el propio Odinga ha denunciado, en declaraciones a Reuters, que las actas con los resultados de la mayoría de los 20.000 centros de votación que se han subido al sitio web de la Comisión Electoral eran falsas, reiterando su convencimiento de que hay un fraude “masivo”. El líder de la oposición, que no ha aportado ninguna prueba al respecto, ha asegurado que esas actas han sido completadas por un grupo de agentes gubernamentales que trabajan desde un hotel de la capital keniana.

 

 

Su portavoz ha pedido a la población que mantenga la calma, ha calificado de “crítica” la situación actual y ha explicado que su coalición ha hecho entrega formalmente de una carta a la autoridad electoral con todas las anomalías detectadas. Asimismo, ha restado importancia a los informes de las diferentes misiones internacionales de observación, que este jueves han avalado la transparencia del proceso: “Es fácil recorrer una oficina de votación y decir que todo está bien, pero ahí no está el fraude del proceso. ¿Cuántos de ellos tienen acceso al proceso de recuento?”, ha dejado caer.

 

 

 

Tras las denuncias de la coalición opositora, los seguidores de Udinga tomaban las calles entre bailes, cánticos y gritos de “Fuera Uhuru” o “Sin Raila no hay paz”. Al mismo tiempo, decenas de agentes de las fuerzas de seguridad se han desplegado en los suburbios de Nairobi, apoyados por un helicóptero.

 

 

 

“Si tenemos que morir, moriremos. Porque ya estamos muertos“

 

 

“Uhuru debe irse. No se puede vivir con un presidente que utiliza la fuerza excesiva contra los ciudadanos”, protestaba Linda en declaraciones a Efe. “Si tenemos que morir, moriremos. Porque ya estamos muertos, hemos estado sufriendo cinco años el paro, el incremento de los precios de los alimentos… no podemos estar así cinco años más”, contaba a su vez un grupo de jóvenes de Mathare, donde este miércoles murieron dos manifestantes por disparos de la Policía.

 

 

 

Kenia elige presidente en busca de estabilidad

 

 

La Comisión Electoral cree que las denuncias son “ridículas”

 

 

También en Kibera, el mayor barrio chabolista del país y uno de los feudos de la oposición, los residentes han salido a la calle con banderas del candidato opositor Raila Odinga y han montado barricadas, preparándose para una posible carga policial. Y en la localidad de Kisumu, según los medios locales, una gran multitud de personas también ha mostrado su apoyo a la oposición en la calle, repitiendo las mismas consignas que piden la marcha del actual presidente.

 

 

 

En declaraciones a Reuters, un alto responsable de la Comisión Electoral, Abdi Yakun Guliye, ha calificado de “ridículas” y sin fundamento las denuncias de la oposición. “Han hecho sus propias sumas y piensan que Raila tiene ocho millones [de votos], lo que es ridículo, no hay nada”, ha comentado, antes de señalar: “Por lo que a nosotros respecta, no creemos que tengan ningún dato creíble”.

 

 

 

Sin embargo, el director de la Comisión Electoral de Kenia, Ezra Chiloba, ha confirmado por la mañana que hubo un intento de ataque informático a su sistema durante la jornada electoral del pasado martes, si bien no tuvo éxito. El responsable ha indicado que esperaba tener el escrutinio completo de las elecciones presidenciales el viernes a mediodía, un recuento que deberá ser cotejado con las actas electorales antes hacerse público.

 

 

 

Pese a todo, la jefa del grupo de observadores enviado por la Unión Europea, Marietje Schaake, ha señalado que no se habían detectado signos de “manipulación, ni desde la dirección ni localizada” del proceso electoral. Por su parte, el exsecretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry que también actúa como observador internacional en estos comicios, ha pedido a los líderes kenianos que den “un paso al frente” y trasmitan a los ciudadanos confianza en la integridad del proceso electoral.

 

 

Una mano amputada para hackear los resultados

 

 

La tensión se desató el miércoles después de que Odinga asegurara que piratas informáticos habían accedido al sistema de recuento de votos con la identidad del director de telecomunicaciones de la Comisión, Chris Msando, asesinado hace diez días, y habían cargado un algoritmo que otorgaba una ventaja constante de once puntos a Kenyatta.

 

 

 

El cadáver de Msando apareció con un brazo amputado, lo que ha llevado a los opositores a sospechar que alguien ha podido utilizar sus huellas dactilares para suplantar su identidad, acceder al sistema de recuento con un lector de huellas y alterar los resultados desde el interior.

 

 

 

Después de investigar estas denuncias, Ezra Chiloba aseguró en principio que el sistema informático no había sufrido ninguna interferencia externa “antes, durante ni después” de los comicios, una afirmación de la que ha tenido que desdecirse al reconocer este jueves un intento de intrusión ilegal.

 

 

 

En 2007, Raila Odinga también rechazó los resultados de las elecciones que perdió, lo que derivó en una ola de violencia en la que murieron más de 1.100 personas.

 

 

RTVE.es / AGENCIAS

 



0 comments